Anillo Único

Vigilando el Brezal

La compañía regresó a Valle tras la batalla del Celduin y recibieron el trato de héroes que se merecían. No pudieron disfrutar mucho de su gloria pues tras pocos días de descanso recibieron la visita de Ori, uno de los compañeros de Throin y consejero de Dain, actual rey bajo la montaña. Este les pidió que le acompañasen a Erebor pues su rey deseaba hablar con ellos con urgencia.

Una vez en el reino de los enanos los compañeros mantuvieron una audiencia privada con el rey Dain y el guardian de los archivos de Erebor, el enano Munin.
Estos les contaron que un año antes Lockmand el mercader había visitado la montaña y pedido acceso a los archivos. Tras negarle acceso a la cámara el mercader se coló en la misma sin ser visto. Aunque en el momento no se localizó nada fuera de lugar, un registro mas exhaustivo, tras los acontecimientos de Valle, llevó a Munin a la conclusión de que había sustraído una página de un viejo libro que recogía los datos de las construcciones del reino de Erebor antes de la llegada de Smaug.
En dicha página se encontraba la ubicación de una vieja torre de vigilancia situada al norte olvidada y abandonada mucho tiempo atràs.

Temiendo que el enemigo tuviera planes para dicha torre y que el ataque por el sur no se tratase mas que de una distracción el Rey Dain pidió a la compañeros que investigasen la torre y, si fuera posible, impidiesen los planes del enemigo.

Así pues, al día siguiente, los compañeros partieron hacia el norte adentrándose en las terribles tierras del Yermo.
Si la Desolación de Smaug fue en tiempos un herida abierta en las tierras de los hombres el Yermo se había convertido, con el paso de los siglos, en una herida gangrenada y nociva.

Largo y arduo fue el viaje de los compañeros hacia el norte por la terrible región del Yermo y puso a prueba tanto su aguante como su resolución.
Durante el viaje los compañeros encontraron rastros del paso del enemigo y el estudio de las huellas les llevó a la conclusión de que transportaban consigo la Cadena de Thangorodrim.
Durante el viaje Amras y Brokkr se dedicaron a estudiar el libro que les prestó Munin para descubrir los secretos de la torre.
Tras cinco días de marcha se encontraron con una extraña criatura que decía llamarse Dedo Marchito y que, en opinión de Amras, podría haber sido la última de las mujeres Ent.
Tras una extraña conversación con la torturada criatura esta les dio a conocer la localización de la torre y, mas importante si cabe, el secreto para cruzar la cañada previa a la misma, la cual se había convertido en un cubil de trolls de las nieves.

tumblr_n31gq5wdv61qfg0tlo1_500.jpg

Con sumo cuidado los compañeros cruzaron la cañada y llegaron a las estribaciones de la Torre de Zirakinbar. Antes de llegar a ella, no obstante, el fantasma del antiguo gobernador de Lago se les apareció y les comunicó que el enemigo estaba fundiendo su antiguo tesoro para atraer un dragón del Norte.
Los compañeros no tardaron en llegar la conclusión de que el plan del enemigo era atraer un dragón para luego ponerle la cadena y esclavizarlo. De este modo podría lanzar sobre los pueblos libres un ejército acompañado de un dragón.
Justo en ese momento pudieron ver la polvareda levantada por un dragón que se aproximaba a la torre desde el norte.

Los compañeros tras debatir sus opciones decidieron encontrarse con el dragón y tratar de razonar con él en vez de enfrentarse al enemigo en la torre directamente.
Salieron al paso del dragón y Trevor se ofreció a ser el que negociase con el terrible monstruo.

1206_study03a.jpg

Así pues, el hobbit se encontró frente a Raenar el saqueador, el azote del norte, tras una tensa conversación con el dragón este accedió a dar tiempo hasta el anochecer a los compañeros para atacar la torre y durante el ataque mientras el enemigo se encontrase distraído sorprenderle y acabar con él.

La compañía se dirigió hacia la torre y se abrió paso en la misma utilizando una puerta secreta mencionada en el libro de Munin.
Una vez allí se enfrentaron a los orcos del Rey del Patíbulo. Finalmente se encontraron la sala de los vientos con el mismísimo Rey junto a su guardia personal. Este les ofreció una muerte rápida a cambio de rendirse. No aceptaron y se enfrascaron en una batalla contra el tiempo para poner en jaque los planes del enemigo.
Durante la batalla, y haciendo gala de un sigilo imprevisto el dragón se presentó escalando la torre y se enfrascó en una guerra de voluntades con el Rey del Patíbulo.
Durante la batalla Trevor desapareció de la vista para, en el último momento, disparar una certera flecha contra el espíritu del mal. Esto tuvo el efecto de hacer perder la concentración al maligno espíritu y dejar libertad de acción al dragón, el cual no perdió un instante en lanzar su mortal aliento contra todo lo que había en la sala destruyendo a los orcos restantes, la cadena y al propio Rey del Patíbulo.

Tras la batalla Raenar decidió establecer su nuevo cubil en la torre de Zirankibar y quedarse con el tesoro de lago. Haciendo honor a su palabra permitió a los compañeros marcharse en paz y no regresar.

Tras la marcha al sur los compañeros fueron recibidos en Erebor como héroes y tras conocer el relato de sus aventuras fueron tratados como celebridades en el reino bajo la montaña.

Una vez destruido el Rey del Patíbulo los pueblos pudieron respirar tranquilos y disfrutar de una nueva época de paz y prosperidad que duraría hasta…

View
El Cruce del Celduin

Tras La gran cacería los compañeros pasaron el invierno al este del Bosque Negro y en primavera se reunieron en Valle donde se celebraba el décimo aniversario de la muerte de Smaug.

Los compañeros tomaron parte en los festejos y en los distintos concursos organizados por un mercader de Dorwinion llamado Lockmand. Tras las justas Lockmand invitó a todos los guerreros presentes a un banquete. No obstante, el banquete resultó ser una trampa pues Lockmand usó el mismo para envenenar a todos los guerreros de la zona de un solo golpe. Valle quedó así desprotegido frente al ataque del ejército orco que avanzaba desde el sur.

Los compañeros lograron recuperarse a tiempo gracias a las artes sanadoras de Beran. Sin dudarlo acudieron a la llamada del Rey Bardo y este les encomendó la difícil tarea de frenar al ejército invasor en el cruce del Celduin el tiempo suficiente para que las fuerzas de Valle y sus aliados pudieran reagruparse.

Los compañeros cabalgaron rápidamente hacia el sur hasta la aldea del cruce de Celduin donde un antiguo puente de peaje serviría como cuello de botella para frenar a las fuerzas de la oscuridad.

Tras reforzar las defensas lo mejor que pudieron los compañeros se enfrentaron durante dos noches al terrible empuje del ejército orco. Duras fueron las batallas y por primera vez los compañeros se vieron inmersos en una batalla contra la que toda esperanza parecía perdida.

Lugar_Batalla_3.jpg

Al final de la segunda noche el enemigo que les había estado acosando durante tanto tiempo se mostró en “persona”: El Rey del Patíbulo
La lucha fue encarnizada pero finalmente con la ayuda del fuego y una flecha certera de Trevor el cuerpo habitado por el maligno espíritu fue abatido.

Con las primeras luces del alba el ejército de los pueblos libres llegó al cruce del Celduin y puso en desbandada al ejército del mal.

Los compañeros volvieron con el ejército a Valle donde recibieron tratamiento de héroes y Wifred i Brokkr recibieron recompensas de gran valor por sus actos heroicos.

Desde ese momento la compañía fue considerada héroes por los habitantes de Valle y Erebor.

View
La gran caceria

La compañía viajó hasta el reino del bosque como invitados del rey Thranduil para asistir a la gran cacería del ciervo blanco. Una vez allí fueron recibidos como invitados de honor y tuvieron ocasión de conocer a Ormal el lamparero.
En el banquete anterior a la cacería conocieron a otros personajes importantes de los pueblos libres y pudieron establecer las primeras alianzas para futuros proyectos.

tumblr_nkh7ysjiDG1rjog5oo1_500.jpg

Una vez iniciada la cacería siguieron los rastros de ciervos durante días hasta que finalmente lograron dar con un ciervo blanco. No obstante, en vez de abatirlo lo siguieron hasta una trampa donde encontraron el arco Pembregol que había estado en posesión de Ruithel comandante de los guardianes del camino élfico.

Siguieron los rastros desde la trampa hasta que los perdieron en un claro. A la mañana siguiente se encontraron en el claro con dos enanos exiliados de Pozo Gris. Estos habían raptado a la elfa y planeaban entregarla a los Viglúndidas a cambio de ayuda para reclamar Pozo Gris, su antiguo hogar.

Mientras los compañeros intentaban hacer entrar en razón a los enanos llegaron los Viglúndidas, y reconociendo a los compañeros exigieron que les fuesen entregados también como esclavos.
En el fragor de la discusión llegó Frar el barbilampiño, líder de los enanos de Pozo Gris, el cual trató de evitar el conflicto.

No obstante los Viglúndidas no estaban dispuestos a irse con las manos vacías y se inició una dura batalla entre estos y los compañeros ayudados por los enanos.

Los compañeros lograron vencer aunque los enanos fueron muertos y Frar gravemente herido. Una vez recuperado ayudó a los héroes a encontrar a Ruithel y volvieron todos a la corte del rey de los elfos.

Una vez allí se celebró un juicio durante el cual se encontró a Frar inocente y el Rey Thranduïl se comprometió a ayudar a los enanos en la reconquista de Pozo Gris cuando estos decidiesen iniciar la empresa.

Finalmente los héroes se dispusieron a pasar el invierno en la corte del rey elfo y los alrededores.

View
Secretos enterrados

Tras meditar sobre los acontecimientos de la aventura anterior Radagast llegó a la conclusión de que el único lugar donde los pueblos libres podian obtener información sobre el rey del patíbulo y la amenaza que representa era Dol Guldur.
Con este fin convocó a los compañeros en Laguna Negra donde les pidió que se dirigiesen a la antigua fortaleza del Nigromante y tratasen de averiguar el máximo posible de los planes del enemigo sin adentrarse en los niveles inferiores.
Con el fin de obtener información de primera mano de los alrededores de Dol Guldur la compañia se desplazó a Colina del Tirano donde fueron recibidos amigablemente por Mogdred. Tras informarle de sus planes y superar su reticencia incial Mogdred pidió a uno de sus lugartenientes llamdo Biorn que acompañase a la compañia a Dol Guldur, pués era el único que habia logrado atravesar los pantanos que rodean la espantosa fortaleza.
Finalmente Dagmar se unió también a la compañia sin saberlo Mogdred.

Tras dias de penoso avance por el bosque negro los compañeros llegaron a los pantanos que rodean Dol Guldur y se adentraron en los mismos sorteando el castillo del puente.

La marcha fué dura y angustiosa pero finalmente llegaron a la fortaleza donde lograron entrar utilizando una vieja alcantarilla.
Al llegar al bastión superior empezaron a buscar pistas de los planes del enemigo. Encontraron un orco muerto por un cuchillo elfo y un humano muerto por una espada orca que portaba monedas del reino del bosque. Este humano al parecer habia tratado de ocultar planos y información actual y detallada de reino del bosque.
Los compañeros encontraron información similar referente a la ciudad de lago.
Mientras buscaban, no obstante, fueron descubiertos por los últimos habitantes de Dol Guldur (los skeligs) quienes avisaron a los orcos.

20.jpg

Apremiados por el tiempo quemaron la biblioteca y abandonaron el bastión superior, no antes de que Amras pudiese coger un extraño libro encuadernado en negro.

Al salir del bastión tuvieron que enfrentarse a una nutrida hueste de orcos y skeligs pero el coraje y habilidad de la compañia les hizo prevalecer y pudieron escapar.
Tras una agotadora marcha por los pantanos para escapar de los perseguidores del señor oscuro lograron abandonar el bosque y llegar a la seguridad de los valles del Anduin.

Tras un merecido descanso amanecieron, gracias a las artes de Radagast, en Rhosgobel donde pudieron reponerse e informar al mago de los descubrimientos.
El mago les sugirió que su siguiente paso deberia ser dirigirse a Reino del Bosque, donde habian sido invitados a la caceria real, e informar al Rey Thranduil de sus hallazgos.

View
Oscuridad en las Marismas

Tras reponerse de su última aventura los miembros de la compañía se reunieron en Rhosgobel para conferenciar con el mago Radagast respecto a que curso de acción tomar.
El mago les contó que había tenido noticias de movimientos de seres oscuros en la orilla occidental del Anduin y les pidió que buscasen el origen de dichos rumores así como el significado de una palabra susurrada con temor: Dwimmerhorn.
Con este fin se dirigieron al Salón de la Montaña guiados por Banna, durante el camino tuvieron ocasión de conocer y trabar amistad con los Eafolc, el pueblo del rio.

Una vez llegaron al Salón de la Montaña, Hartfast les dijo que, efectivamente, habia oido dichos rumores y que el Dwimmerhorn era en realidad una fortaleza situada en las marismas conocidas como Los Campos Gladios, aunque su ubicación era desconocida pues, según las leyendas, cambiaba de lugar.

Tras intercambiar consejos para defender las minas a través de las cuales los trasgos que trataban de abrirse camino hasta el Salón, Hartfast puso a la compañía en contacto con Magric, un guia local conocedor de los campos Gladios.

La compañía se puso en marcha de nuevo hacia los campos Gladios para encontrar la oscura fortaleza. Tras días de buscar rastros lograron ponerse sobre la pista del Dwimmerhorn.
No obstante, antes de llegar a la fortaleza los compañeros escucharon una partida de caza orca que perseguía a un prisionero.
Los compañeros tendieron una emboscada a los orcos, pero antes de poder atacar fueron traicionados por Magric, el cual huyó tras delatar su posición.
La compañía logró abatir a los orcos y liberar el prisionero, el cual les contó que él también había sido víctima de la traición de Magric y llevaba tiempo prisionero en el Dwimmerhorn.
Walar, pues así se llamaba el prisionero, se ofreció a guiarles hasta la fortaleza y mostrarles el camino secreto por el que había conseguido escapar.

Lugar_Dwimmerhorn.jpg

Una vez allí Trevor y Amras se adentraron en la fortaleza aprovechando el sigilo. Con ayuda de Amras Trevor pudo espiar una conversación entre un capitán orco, una figura encapuchada y un siniestro espíritu que hablaba mediante un cadáver reseco.
La conversación versaba sobre que uso darle a una siniestra cadena mágica que se encontraba en el templo. Finalmente el espíritu dio órdenes de actuar con cautela y la reunión se dispersó.
Desgraciadamente, cuando Amras se disponía a examinar la cadena mas atentamente fue descubierto por el espíritu y se dio la alarma.

Se inició entonces una salvaje persecución por las marismas de la que se salvó la compañía gracias a un objeto mágico que Brokkr había obtenido de la casa de Radagast.
Finalmente los compañeros lograron llegar al Salón de la Montaña donde les esperaba Hartfast que, engañado por Magric, creía que los compañeros eran traidores.
Amras logró convencer a Hartfast de su inocencia y cuando Magric intentó asesinar a Hartfast murió por una certera flecha de Trevor.

Los compañeros fueron tratados como héroes y se celebró un banquete en su honor. Durante la noche, mientras los compañeros descansaban, fueron víctimas de un ataque de trasgos destinado a acabar con sus vidas antes de que pudiesen transmitir lo que habían aprendido en el Dwimmerhorn.
La pronta reacción de Brokkr les valió unos valiosos segundos gracias a los cuales pudieron plantar cara y vencer a los trasgos.

Al día siguiente llegó Radagast al Salón y rápidamente se organizó una partida de guerra para tomar el Dwimmerhorn pero cuando llegaron allí lo encontraron desierto.

Radagast pidió a la compañía que una vez se hubieran recuperado se reuniesen con el en Rhosgobel para decidir el próximo paso a seguir para desenmascarar la conjura contra los pueblos libres.

View
Los que ya no se demoran

En la primavera de 2949, tras haber pasado el invierno entre los beórnidas y las hombres del bosque los compañeros se reencontraron cerca del Viejo Vado.
Mientras viajaban por la zona se encontraron con una delegacion de elfos del reino del bosque comandada por Legolas que les pidió que se uniesen a ellos para la cena.
Durante la misma se les informó de que La Dama Irimë habia decidido abandonar la Tierra Media para dirigirse a las tierras imperecederas mas allá de los puertos grises. A este proposito la Dama deseaba que la compañia la acompañase en su viaje hasta el paso alto donde debia encontrarse con los hijos de Elrond.

La compañia aceptó tan honorable misión y a la mañana siguiente empezaron el corto viaje que habria de llevarles hasta el paso alto. Algunos de ellos ya habian realizado este trayecto mientras buscaban la caravana de Dinodas.
Muchas fueron las historias y recuerdos que compartió Irimë con los compañeros durante el viaje que fué tranquilo y placentero hasta que cruzaron el viejo vado.

Una vez se encontraron en la rivera occidental del Anduin, no obstante, empezaron a sucederse los signos de peligros que les llevaron a sospechar que estaban siendo perseguidos por una numerosa hueste de orcos que les llevó a una desesperada carrera para alcanzar las montañas antes de que los orcos cayesen sobre ellos.
A pesar de sus esfuerzos al llegar a las estribaciones de las montañas nubladas la compañia se vió rodeada por una numerosa hueste de orcos y tuvieron que establecer una última defensa en un saliente rocoso de las montañas.
Tras desafiar a los orcos los heroes lucharon valientemente contra unos oponentes que les superaban en mas de diez a uno.

Lugar_Emboscada_1.jpg

Cuando todo parecia perdido llegaron las águilas, qua cudian a la llamada de Irimë, y consiguieron ponerles a salvo en las estribaciones de las Montañas Nubladas. En el risco de las águilas pudieron conocer al Rey de la Águilas y tras curarse las heridas descansar y reponerse de la batalla contra los orcos.

A la mañana siguiente las águilas dejaron a la compañia cerca de las ruinas de la antigua ciudad de Haycombe, donde debian reunirse con los hijos de Elrond.
Antes de separarse las águilas informaron a los compañeros de que habian observado actividad en una fortaleza, supuestamente abandonada, en los campos Gladios.
Montaron el campamento y pasaron el dia explorando las ruinas de la que, antiguamente, habia sido una de las principales ciudades de los hombres del norte.

Al caer la noche una oscuridad antinatural cayó sobre los compañeros que los sumió en el sueño mientras un espíritu maligno atacaba a la Dama Irimë.
Los compañeros despertaron en la ciudad de Haycombe de tiempos antiguos repleta de vida y actividad.
Tras situarse y acomodarse en la posada de la ciudad lograron averiguar que se encontraban en el año 2460 y empezaron a sospechar que estaban atrapados en un sueño hechizado.
Averiguaron también que en aquella época un nuevo mal volvia a enraizar en Dol Guldur y el alcalde de la ciudad, uno de los principales consejeros del señor de aquellas tierras, habia ido a investigar Dol Guldur.

Mientras se encontaban intercambiandop historias en la posada con Algor (el posadero), Geb (un juglar local), Haleth (un joven con aspiraciones a guerrero) y Rowen (una elfa emisaria de Thranduil) escuharon la algarabia provocada por el retorno del alcalde.
Mientras miraban la procesión desde la segunda planta de la posada un profundo sentimiento de inquietud se apoderó de ellos al comporbar que algo no andaba bien.
Efectivamente al llegar el alcalde a la plaza del pueblo se hizo evidente que todos sus hombres habian sido convertidos en muertos vivientes y el habia caido presa del Nigromante. A continuación se inició el ataque a la población.
Los compañeros resistieron en la posada tanto como puedieron hasta que se vieron forzados a salir de la misma por las llamas y cayeron presos de los hombres del este que acompañaban al alcalde.
Los heroes junto con los habitantes de Haycombe fueron llevados en una horrenda marcha hasta Dol Guldur donde fueron encarcelados en las horrendas mazmorras del Nigromante.

Durante la marcha Algor habia caido gravemente enfermo y se hallaba presa de la fiebre.
Los compañeros lograron, a pesar de lo desesperado de su situación, mantener la esperanza y incluso consiguieron que Geb no cayese víctima de las tentaciones de la sombra, y este, logró engañar a los guardias para conseguir medicinas para Algor, mas tarde esa decisión acabó con su vida…

En los dias siguientes los compañeros fueron obligados a luchar en la arena de Dol Guldur contra trolls en combates desiguales. No obstante no perdieron la esperanza y, incluso cuando le tocó el turno a Haleth lograron instruirle para que luchara valientemente, a costa de su vida mantuvo la esperanza.

Enemigo_Troll_de_las_Colinas.jpg

Finalmente, un espíritu se introdujo en su celda y les conminó a abandonar a la Dama Irimë arguyendo que esta les habia arrastrado al sueño para luchar por ella contra la sombra. Cuando los compañeros se negaron a abandonar a la Dama el espítiru se enfureció y los sumió en las tinieblas en lo que habia de ser el último embite de la batalla. Los compañeros mantuvieron la esperanza y la primera luz del amanecer los reencontró con Irimë que seguia enfrentándose al espectro en el mundo real. Finalmente con las luces del alba los compañeros se unieron a Irimë en la lucha y el espíritu fué expulsado.

Poco después los hijos de Elrond llegaron al galope y la Dama les explicó lo ocurrido.
Los pueblos libres habian triunfado contra la sombra una vez mas y la Dama Irimë se dispuso a emprender de nuevo su viaja hacia los puertos grises.
Antes de irse, no obstante, proclamó que los compañeros seria conocidos a partir de aquel momento como Amigos de los Elfos y entregó a cada uno de ellos un presente especial para recordarles su tiempo juntos.

Retrato_Elfo_Irim_.jpg

Antes de marchar la Dama pidió a los compañeros que informsen de lo ocurrido a Radagast, pués parecia que un espectro de gran poder seguia asolando aquellas tierras.

View
Palabras de los Sabios

Durante el otoño la compañia se reunió con Beran en Rhosgobel donde fueron invitados a la última caceria del año.
Durante la misma las distintas partidas de caza fueron atacadas por grupos de orcos y trasgos que parecian especialmente coordinados. Tras rechazar estos primeros ataques y regresar a Rhosgobel con los heridos los heroes se reunieron con Radagast, el cual les confesó que creia que este ataque era mas que una simple escaramuza.
Preocupado por la seguridad de los Hombres del Bosque el mago pidió a la compañia que llevase una misiva pidiendo ayuda al Rey Elfo.
Los compañeros partieron hacia Reino del Bosque aunque no tuvieron que llegar mas allà de Puerta del Bosque pués una partida de caza elfa les estaba esperando. Fueron llevados a unos salones en un lugar desconocido del bosque donde se les concedió audiencia con un enviado de Thranduil.
Tras hacer las presentaciones y entregar la carta del mago el enviado, que resultó ser el propio Thranduil conversó con los compañeros y recabó información de sus experiéncias.
Tras deliverar acabó decidiendo partir hacia Rhosgobel con su guardia personal para ayudar en la defensa.

Durante el viaje y mientras se encontraban cerca de Pueblo del Bosque Wilfred realizó un viaje astral que le permitió ver una numerosa hueste de orcos dirigiéndose a Pueblo del Bosque en vez de a Rhosgobel, como todos suponian.

Conocedores de esta finta del enemigo los compañeros y el contingente de elfos se prepararon para defender Pueblo del Bosque con los pocos recursos que disponian.
Al llegar la noche pudieron ver los numerosos enemigos a los que se enfrentaban, de modo que su estrategia se basó en aguantar las posiciones lo suficientes para que los refuerzos llegasen.

Durante la noche se desarrolló la batalla, durante la cual los compañeros se distinguieron por su valor.
El amanecer vió llegar refuerzos de los Hombres del Bosque y del propio Beorn lo cual llevó a la desbandada de la hueste orca.

Finalmente Pueblo del Bosque sobrevivió a un ataque mas de la Sombra pero la jornada dejó mas preguntas que respuestas.

Lugar_Batalla_3.jpg

View
Problemas a las puertas

Parte 1- Nuevos amigos y nuevos enemigos

Mientras pasaban una temporada en la Granja de Gelvira, Trevor y Wifred vieron llegar a una niña andrajosa y cubierta de sangre seca que decía provenir de una granja al norte que, según decía había sido atacada por hombres del norte.
Sin dudar, los compañeros se pusieron en marcha hacia la granja para tratar de ayudar a los habitantes.
Una vez allí tuvieron un encuentro con los que seria sus nuevos amigos, el elfo Amras Mantogrís y su compañero de viaje Brokr.
Enseguida convinieron en que estaban del mismo lado y unieron fuerzas para rescatar a los habitantes de la granja que habían sido hechos prisioneros y llevados al norte por los saqueadores.

Parte 2 – El campamento y los esclavos

Tras seguir el rastro durante cuatro días los compañeros llegaron a un campamento de los hombres del norte, donde se encontraban encarcelados los habitantes de las granjas.
Tras una escaramuza abatieron a los saqueadores y liberaron a los prisioneros.
Tras hacerlo, estos les informaron de que los saqueadores se dirigían en gran número a saquear la Posada Oriental.

Sin dudarlo un momento los compañeros se lanzaron a la carrera acompañados de media docena de los hombres liberados en ayuda de los hobbits de la posada.

Parte 3 – La Batalla de la Posada Oriental

Los compañeros lograron llegar antes que los saqueadores y tuvieron tiempo de preparar las defensas de la posada.
Unas horas después llegaron los saqueadores en gran número dirigidos por Viglar.
Tras una cruenta pero victoriosa lucha los pueblos libres lograron abatir y dispersar a los atacantes. Durante la batalla Brokr se batió con Viglar y terminó por matarlo.

Parte 4 – Nuevos rencores

Unos días mas tarde Beorn pidió a los compañeros que lo acompañasen a parlamentar con Viglund El Cruel.
Este exigió que le fuesen devueltas “sus propiedades” y que le fuese entregado el enano para ejecutarlo en venganza por la muerte de su hijo.
Beorn se negó a ambas cosas y Viglund y sus hombres se volvieron al norte no si antes jurar venganza.

21.jpg

View
Fratricidios y malas nuevas

Fratricidios y malas nuevas

Un bote funerario

Tras haber pasado el invierno en la Posada Oriental la compañia se encuentra viajando por la orilla oriental del Anduin cuando encuentran un bote con los cadáveres de dos beórnidas asesinados por orcos. Buscando rastros descubren que en el bote viajaba un tercer ocupante que huyó con la confusión.

relato3.png

Deciden llevar los cuerpos a la casa de Beorn para poder darles el funeral apropiado.

La casa de Beorn

Beorn les ofrece su hospitalidad pero les advierte que no abandonen la casa durante la noche.
A la mañana siguiente Beorn confirma la historia de los compañeros y les informa de que ha acabado con la partida de trasgos que mataron a los beórnidas.
La compañia es invitada a asistir al funeral de los guerreros y tras este el propio Beorn les pide que den caza al fugitivo y lo traigan ante su presencia.

La persecución

La compañia parte hacia el sur siguiendo el lindero orientral del Anduin y durante el camino averiguan por rumores de viajeros y en las granjas que el fugitivo es un guerrero de Vado de Piedra que cometió un horrible crimen.
Finalmente deciden dirigirse a dicho poblado para tratar de averiguar mas sobre el fugitivo.

Luchas fratricidas

La compañia llega a Vado de Piedra donde son recibidos por el consejo del pueblo. Estos les informan de que el fugitivo es un joven guerrero llamado Odorico que asesinó a otro guerrero del pueblo por una mujer.
Tras hablar con el consejo y con los habitantes del pueblo los compañeros descubren que Odorico es el hijo adoptivo de uno de los guerreros veteranos del pueblo y que estaba enanorado de su hermana adoptiva. No obstante esta se casó por compromiso con otro guerrero. Una noche en medio de una discusión Odorico mató a su cuñado.
Finalmente los compañeros hablan con la viuda y esta les explica que Odorico mató a su marido en defensa propia y que huyó. Les cuenta también que recientemente vino a verla para pedirle que huyera con él y cuando esta se negó se marchó.
Los compañeros encuentran rastros que indican que Odorico robó un bote para huir.

La persecución continua

La compañia persigue a Odorico rio abajo hasta encontrar el bote al otro lado del Gran Rio. El rastro les conduce a un bosque al suroeste de Vado de Piedra donde se oculta una hueste de bandidos a la que se ha unido Odorico.

Hombres crueles y malcarados

Los compañeros espian el campamento de los bandidos y descubren que su lider es un hombre llamado Valter el sanguinario. Cree tener derechos sobre las tierras de los beórnidas y planea atacar las aldeas y granjas para hacerse con el control de las tierras.

El chico fuera de la ley

Los compañeros logran infiltrarse en el campamento y hablar con Odorico sin ser descubiertos. Este les cuenta que Valter pretende atacar a los beórnidas utilizando los conocimientos de Odorico.
Los compañeros logran convencer a este de lo equivocado de sus acciones y, arrepentido, decide ayudarles a acabar con los bandidos.
Odorico propone guiar a los bandidos hasta una cañada donde los beórnidas, a pesar de ser inferiores en número, tendran superioridad de terreno y así podran acabar con los bandidos.
Al marcharse del campamento Trevor, el hobbit, espia a Valter en su tienda y les escucha contar sus planes a una calavera amarillenta. Para su horror, contempla como la calavera responde y da instrucciones y órdenes a Valter. Presa del miedo el hobbit logra huir sin ser visto.

Malas nuevas

La compañia se apresura a Vado de Piedra donde se reune con el consejo. Tras deliverar el consejo decide creer la palabra de los compañeros y confiar en Odorico. Rapidamente se mandan mensajeros a los demàs poblados y granjas y se reunen todos los guerreros disponibles antes de la batalla.

Finalmente los guerreros beórnidas se reunen en la cañada y Odorico cumple su parte del trato trayendo a los bandidos a la trampa.

La batalla que sigue es larga y cruenta, cuando esta llega a un punto muerto en que parece que los beórnidas no saldran victoriosos aparece el propio Beorn en forma de oso y le da un vuelco a la batalla obteniendo los pueblos libres la victoria.

Durante el fragor de la batalla Valter el saniguinario huye herido a las tierras salvajes.

Juicio en la Carroca

Finalmente Odorico es trasladado a la Carroca para ser juzgado. Los compañeros son invitados a hablar durante el juicio y lo hacen a favor de Odorico contando que mató a su cuñado en defensa propia.
Finalmente Beorn decide ser clemente con el joven pero lo destina a defender el poblado de Vado de Piedra.

Desenlace

Tras el juicio Beron agradece a los compañeros su ayuda y les declara amigos de los Beórnidas.
Los compañeros descansan y se reponen en la casa de Beorn.

View
De hojas y de hobbit estofado

De hojas y de hobbit estofado

La Posada Oriental

La compañia pasa el verano de 2947 en la Posada Oriental y allí tienen la ocasión de trazar amistad con los propietarios y los residentes habituales.
La posada está regentada por Dody Brandigamo y su mujer Ágata Tuk. Durante el verano se esperaba la llegada del hermano de Dody, Dindy, el cual habia ido a la comarca a buscar elementos de vital necesidad para el correcto funcionamiento de la posada, servilleteros, salseras, ensaladeras y demàs vituallas imprescindibles, entre ellas cerveza de la Comarca y, por supuesto tabaco para pipa.

Al acabar el verano sin que haya regresado Dindy, Dody pide a los compañeros que salgan a buscarle, pués recibió hace semanas un mensaje diciendo que habia salido de Bree y teme que se haya podido perder en las montañas.

En busca del Paso Alto

Tras hacer los preparativos la compañia parte hacia el Paso Alto pués es la ruta mas probable para la caravana.
En el viejo vado se toparon con vigilantes Beórnidas que les avisaron de movimientos de los trasgos arriba en los pasos de montaña. Eso hizo que los compañeros apresurasen su marcha temiendo por la seguridad de Dindy y la caravana.
En las laderas de la montaña encontraron un vagabundo llamado Shanker que les informó de que habia comprado tabaco de pipa a una caravana a dos dias de su posición montaña arriba.
Finalmente los compañeros llegaron a unas viejas ruinas donde montaron el campamento y pernoctaron. Durante la noche fueron atacados por un espectro nocturno y solo con la ayuda del fuego y las primeras luces del alba lograron hacerlo retroceder y salvar la vida.

La batalla del fuerte circular

Con el crepúsculo del siguiente la compañia divisa una gran fogata en una cumbre donde se ven las ruinas de un antiguo fuerte.

La compañia se da cuenta de que la fogata la han hecho los supervivientes de la caravana para defenderse del ataque de los trasgos y disponen de solo de unos minutos para unirse a ellos en la defensa del fuerte.
La batalla se prolonga durante toda la noche con los trasgos acosando a los compañeros y a los miembros de la caravana.
Finalmente con el último ataque antes del amanecer consiguen secuestrar a Dindy y antes de que los compañeros se den cuenta ya estan lejos.
Antes de que los compañeros logren alcanzar a los trasgos y a su prisionero estos se adentran en una caverna en las montañas.

Hacia las montañas

La compañia se adentra en los túneles de los trasgos para rescatar a Dindy pero tras unas horas se dan cuenta de que han perdido completamente el rastro.
Durante un tiempo indeterminado los compañeros vagaron por los túneles esquivando peligros hasta dar, por fin, con las cuevas de los trasgos.
Tras lidiar con los centinelas de la entrada sin que diesen la alarma se adentraron en las cuevas.

Prisionero de los trasgos

Tras explorar las cavernas de los trasgos sin que estos se pusieran sobre aviso los compañeron encontraron a Dindy encadenado en la cocina. Los trasgos habian ideado un cruel plan: para celebrar su éxito obligaron a Dindy a preparar un festín con las provisiones robadas de la caravana y como plato final pensaban comerse al cocinero.

Canci_n_Goblin.JPG

La cadena de Dindy no podia ser abierta sin la llave que estava siempre en posesión del jefe de los trasgos.
Los compañeros urdieron un plan para dar cuenta de los trasgos durante el banquete y poder así rescatar a Dindy, les fueron sirviendo cerveza sin aguar y comida muy salada para que tuviesen mucha sed, así en poco tiempo todos los trasgos del salon de banquetes (la mayoria) estuvieron borrachos e inconscientes.

Llegados a este punto Trevor se adentró sigiloso en el salón para robar la llave, una vez conseguido, no obstante la curiosidad le pudo y se adentró en los aposentos del jefe trasgo para robar su tesoro descubriendo que los guardias personales del jefe no estaban bebidos. Durante la lucha que siguió, a la que se unió toda la compañia, se armó tal alboroto que los trasgos empezaron a despertarse. Tras liberar a Dindy los compañeros empezaron una deseperada huida por los túneles trasgos hasta que por fin hallaron la salida a la luz del dia.

De vuelta a casa

Una vez recorrido el camino de vuelta los compañeros fueron recibidos en la Posada como héroes, y aunque se habia perdido el contenido de la caravana, la hospitalidad de los hobbits no se vió mermada y los compañeros pasaron el invierno en compañia de hobbits.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.