Brokr

Hijo de Heptir

Description:

Borkr es un amigable Enano de la montaña Solitaria, amigable con los que considera sus amigos, sus compañeros, tanto que los llega a tratar como sus hermanos.

De tamaño medio tirando a alto para su raza y de imponente porte. De largo pelo y poblada barba rubia trenzada que cubre una cicatriz considerable.
Ya empieza a notarse el paso del tiempo en sus facciones, al igual que la madurez en sus acciones aunque sigue siendo igual que testarudo y determinado que el primer día que vió el mundo.

Comparte todo con sus hermanos y nunca dice que no a una ronda más. Eso sí, no se la intentes jugar porque no olvida una… Y cuando tiene oportunidad la devuelve.
Como buen enano se podría decir que desnudo, lo que se dice desnudo no va. Siempre suele llevar su cota de malla y su gran hacha de Azanulbizar.

No es la persona que querrías tener como enemigo… Eso salta a primera vista

Enviado por el rey Dain para establecer relaciones diplomáticas con los pueblos del valle del Anduin.

Bio:

Brokr, hijo de Heptir, hijo de Nóir

La historia podría remontarse mucho más atrás pero la empezaremos en la cruel batalla de Azanulbizar donde su abuelo Nóir y su padre Heptir al igual que sus tíos Brön y Duín lucharon. Su abuelo al igual que sus tíos perdieron la vida en tal sangrienta batalla a mano de los Orcos de Gundabad. Heptir el más joven de los hermanos sobrevivió aunque muchas veces me contó que preferiría haber muerto allí antes que pasar por lo que pasó.
“Nos vimos obligados a despojar a nuestros propios compañeros de las armas y las armaduras para que los Orcos no los saquearan y no pudimos sepultarlos en la piedra, hicimos pilas de fuego y los quemamos”
Tener que hacer eso a tu padre y tus hermanos… Pocas cosas más duras hay en la vida.

Pero no todo ha sido desdichado para Heptir ya que conoció a Movyan con la que contrajo matrimonio y tuvo 4 hijos, Finus, Hali, Kugnus y el más pequeño de todos, Brokr que nació en invierno, del 2880 de la Tercera Edad.

Felices pasaron los años todos juntos. De esa época Brokr tiene muy buenos recuerdos. Recuerda jugar con su padre y sus hermanos, recuerda los consejos que le daba, recuerda como si fuera hoy las explicaciones minuciosas de como había que trabajar los metales y como había que usar el hacha. Pero las cosas buenas siempre se acaban…
En un oscuro invierno del 2897 una partida de Orcos atacó fieramente el asentamiento donde residían aprovechando una de las partidas de los enanos tras un ataque trampa. Allí cogieron desprevenidos tanto a Kugnus como a Brokr como a Movyan. Nunca se le olvidará la cara de esa espantosa criatura que acabó con la vida de su madre y de su hermano mientras reía.
El Orco al siguiente instante levantó la espada y le atestó un golpe a Brokr. Pero su instinto le hizo sacar fuerzas de donde no las tenía y en el último momento logró apartarse de la trayectoria de la espada con un rápido movimiento, no sin dejarle un gran corte en la mejilla derecha.
El Orco se volvió a abalanzar sobre Brokr aunque no llegó a cogerlo, el pequeño enano logró ágilmente esquivarlo una vez más… Hasta que por un falso movimiento tropezó y se quedó totalmente desequilibrado… Ya cuando no le albergaba ninguna esperanza de poder sobrevivir se escuchó alto y claro el cuerno de los enanos que volvían apresuradamente al asentamiento. Eso creó el Caos entre los Orcos, sabían que si llegaban allí no tendrían nada que hacer y salieron huyendo. Eso es lo que le salvó la vida, esa llamada a la unión hizo que Brokr pudiese escapar de las manos de los Orcos.

A partir de ese día, Heptir no paró ni un solo día en buscar a los culpables de aquello. Ya se acabaron las risas, ya se acabaron los juegos. Hay cosas que indiscutiblemente te hacen cambiar, te hacen crecer y madurar al momento. No pasó un día sin que su padre le diese valiosos consejos y le instruyera en el arte de la guerra. No podía repetirse lo sucedido, no podían olvidar. Una de las cosas en las que fue muy insistente su padre fue en intentar que Brokr consiguiese la serenidad a través del martillo y el yunque. Eso decía que le ayudaría en los peores momentos…

El tiempo pasó y se presentó una oportunidad de encontrar al Orco, de vengar a la familia. Dáin nos llamó para unirnos a su ejército en lo que se conocerá como la batalla de los 5 ejércitos.
Allí murieron honrosa y gloriosamente mi padre Heptir y mis hermanos Finus y Hali después de llevarse por delante a una gran cantidad de Orcos. En ese pequeño instante fueron felices.

Poco más puedo explicar de mi vida pasada, de mi vida presente… Se va escribiendo día a día con amigos, mis compañeros, mis hermanos de la compañía.
Con ellos yo también encontraré la felicidad.

Brokr

Anillo Único Ahorum