Anillo Único

Vigilando el Brezal

La compañía regresó a Valle tras la batalla del Celduin y recibieron el trato de héroes que se merecían. No pudieron disfrutar mucho de su gloria pues tras pocos días de descanso recibieron la visita de Ori, uno de los compañeros de Throin y consejero de Dain, actual rey bajo la montaña. Este les pidió que le acompañasen a Erebor pues su rey deseaba hablar con ellos con urgencia.

Una vez en el reino de los enanos los compañeros mantuvieron una audiencia privada con el rey Dain y el guardian de los archivos de Erebor, el enano Munin.
Estos les contaron que un año antes Lockmand el mercader había visitado la montaña y pedido acceso a los archivos. Tras negarle acceso a la cámara el mercader se coló en la misma sin ser visto. Aunque en el momento no se localizó nada fuera de lugar, un registro mas exhaustivo, tras los acontecimientos de Valle, llevó a Munin a la conclusión de que había sustraído una página de un viejo libro que recogía los datos de las construcciones del reino de Erebor antes de la llegada de Smaug.
En dicha página se encontraba la ubicación de una vieja torre de vigilancia situada al norte olvidada y abandonada mucho tiempo atràs.

Temiendo que el enemigo tuviera planes para dicha torre y que el ataque por el sur no se tratase mas que de una distracción el Rey Dain pidió a la compañeros que investigasen la torre y, si fuera posible, impidiesen los planes del enemigo.

Así pues, al día siguiente, los compañeros partieron hacia el norte adentrándose en las terribles tierras del Yermo.
Si la Desolación de Smaug fue en tiempos un herida abierta en las tierras de los hombres el Yermo se había convertido, con el paso de los siglos, en una herida gangrenada y nociva.

Largo y arduo fue el viaje de los compañeros hacia el norte por la terrible región del Yermo y puso a prueba tanto su aguante como su resolución.
Durante el viaje los compañeros encontraron rastros del paso del enemigo y el estudio de las huellas les llevó a la conclusión de que transportaban consigo la Cadena de Thangorodrim.
Durante el viaje Amras y Brokkr se dedicaron a estudiar el libro que les prestó Munin para descubrir los secretos de la torre.
Tras cinco días de marcha se encontraron con una extraña criatura que decía llamarse Dedo Marchito y que, en opinión de Amras, podría haber sido la última de las mujeres Ent.
Tras una extraña conversación con la torturada criatura esta les dio a conocer la localización de la torre y, mas importante si cabe, el secreto para cruzar la cañada previa a la misma, la cual se había convertido en un cubil de trolls de las nieves.

tumblr_n31gq5wdv61qfg0tlo1_500.jpg

Con sumo cuidado los compañeros cruzaron la cañada y llegaron a las estribaciones de la Torre de Zirakinbar. Antes de llegar a ella, no obstante, el fantasma del antiguo gobernador de Lago se les apareció y les comunicó que el enemigo estaba fundiendo su antiguo tesoro para atraer un dragón del Norte.
Los compañeros no tardaron en llegar la conclusión de que el plan del enemigo era atraer un dragón para luego ponerle la cadena y esclavizarlo. De este modo podría lanzar sobre los pueblos libres un ejército acompañado de un dragón.
Justo en ese momento pudieron ver la polvareda levantada por un dragón que se aproximaba a la torre desde el norte.

Los compañeros tras debatir sus opciones decidieron encontrarse con el dragón y tratar de razonar con él en vez de enfrentarse al enemigo en la torre directamente.
Salieron al paso del dragón y Trevor se ofreció a ser el que negociase con el terrible monstruo.

1206_study03a.jpg

Así pues, el hobbit se encontró frente a Raenar el saqueador, el azote del norte, tras una tensa conversación con el dragón este accedió a dar tiempo hasta el anochecer a los compañeros para atacar la torre y durante el ataque mientras el enemigo se encontrase distraído sorprenderle y acabar con él.

La compañía se dirigió hacia la torre y se abrió paso en la misma utilizando una puerta secreta mencionada en el libro de Munin.
Una vez allí se enfrentaron a los orcos del Rey del Patíbulo. Finalmente se encontraron la sala de los vientos con el mismísimo Rey junto a su guardia personal. Este les ofreció una muerte rápida a cambio de rendirse. No aceptaron y se enfrascaron en una batalla contra el tiempo para poner en jaque los planes del enemigo.
Durante la batalla, y haciendo gala de un sigilo imprevisto el dragón se presentó escalando la torre y se enfrascó en una guerra de voluntades con el Rey del Patíbulo.
Durante la batalla Trevor desapareció de la vista para, en el último momento, disparar una certera flecha contra el espíritu del mal. Esto tuvo el efecto de hacer perder la concentración al maligno espíritu y dejar libertad de acción al dragón, el cual no perdió un instante en lanzar su mortal aliento contra todo lo que había en la sala destruyendo a los orcos restantes, la cadena y al propio Rey del Patíbulo.

Tras la batalla Raenar decidió establecer su nuevo cubil en la torre de Zirankibar y quedarse con el tesoro de lago. Haciendo honor a su palabra permitió a los compañeros marcharse en paz y no regresar.

Tras la marcha al sur los compañeros fueron recibidos en Erebor como héroes y tras conocer el relato de sus aventuras fueron tratados como celebridades en el reino bajo la montaña.

Una vez destruido el Rey del Patíbulo los pueblos pudieron respirar tranquilos y disfrutar de una nueva época de paz y prosperidad que duraría hasta…

Comments

marc_mundet

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.