Anillo Único

Los que ya no se demoran

En la primavera de 2949, tras haber pasado el invierno entre los beórnidas y las hombres del bosque los compañeros se reencontraron cerca del Viejo Vado.
Mientras viajaban por la zona se encontraron con una delegacion de elfos del reino del bosque comandada por Legolas que les pidió que se uniesen a ellos para la cena.
Durante la misma se les informó de que La Dama Irimë habia decidido abandonar la Tierra Media para dirigirse a las tierras imperecederas mas allá de los puertos grises. A este proposito la Dama deseaba que la compañia la acompañase en su viaje hasta el paso alto donde debia encontrarse con los hijos de Elrond.

La compañia aceptó tan honorable misión y a la mañana siguiente empezaron el corto viaje que habria de llevarles hasta el paso alto. Algunos de ellos ya habian realizado este trayecto mientras buscaban la caravana de Dinodas.
Muchas fueron las historias y recuerdos que compartió Irimë con los compañeros durante el viaje que fué tranquilo y placentero hasta que cruzaron el viejo vado.

Una vez se encontraron en la rivera occidental del Anduin, no obstante, empezaron a sucederse los signos de peligros que les llevaron a sospechar que estaban siendo perseguidos por una numerosa hueste de orcos que les llevó a una desesperada carrera para alcanzar las montañas antes de que los orcos cayesen sobre ellos.
A pesar de sus esfuerzos al llegar a las estribaciones de las montañas nubladas la compañia se vió rodeada por una numerosa hueste de orcos y tuvieron que establecer una última defensa en un saliente rocoso de las montañas.
Tras desafiar a los orcos los heroes lucharon valientemente contra unos oponentes que les superaban en mas de diez a uno.

Lugar_Emboscada_1.jpg

Cuando todo parecia perdido llegaron las águilas, qua cudian a la llamada de Irimë, y consiguieron ponerles a salvo en las estribaciones de las Montañas Nubladas. En el risco de las águilas pudieron conocer al Rey de la Águilas y tras curarse las heridas descansar y reponerse de la batalla contra los orcos.

A la mañana siguiente las águilas dejaron a la compañia cerca de las ruinas de la antigua ciudad de Haycombe, donde debian reunirse con los hijos de Elrond.
Antes de separarse las águilas informaron a los compañeros de que habian observado actividad en una fortaleza, supuestamente abandonada, en los campos Gladios.
Montaron el campamento y pasaron el dia explorando las ruinas de la que, antiguamente, habia sido una de las principales ciudades de los hombres del norte.

Al caer la noche una oscuridad antinatural cayó sobre los compañeros que los sumió en el sueño mientras un espíritu maligno atacaba a la Dama Irimë.
Los compañeros despertaron en la ciudad de Haycombe de tiempos antiguos repleta de vida y actividad.
Tras situarse y acomodarse en la posada de la ciudad lograron averiguar que se encontraban en el año 2460 y empezaron a sospechar que estaban atrapados en un sueño hechizado.
Averiguaron también que en aquella época un nuevo mal volvia a enraizar en Dol Guldur y el alcalde de la ciudad, uno de los principales consejeros del señor de aquellas tierras, habia ido a investigar Dol Guldur.

Mientras se encontaban intercambiandop historias en la posada con Algor (el posadero), Geb (un juglar local), Haleth (un joven con aspiraciones a guerrero) y Rowen (una elfa emisaria de Thranduil) escuharon la algarabia provocada por el retorno del alcalde.
Mientras miraban la procesión desde la segunda planta de la posada un profundo sentimiento de inquietud se apoderó de ellos al comporbar que algo no andaba bien.
Efectivamente al llegar el alcalde a la plaza del pueblo se hizo evidente que todos sus hombres habian sido convertidos en muertos vivientes y el habia caido presa del Nigromante. A continuación se inició el ataque a la población.
Los compañeros resistieron en la posada tanto como puedieron hasta que se vieron forzados a salir de la misma por las llamas y cayeron presos de los hombres del este que acompañaban al alcalde.
Los heroes junto con los habitantes de Haycombe fueron llevados en una horrenda marcha hasta Dol Guldur donde fueron encarcelados en las horrendas mazmorras del Nigromante.

Durante la marcha Algor habia caido gravemente enfermo y se hallaba presa de la fiebre.
Los compañeros lograron, a pesar de lo desesperado de su situación, mantener la esperanza y incluso consiguieron que Geb no cayese víctima de las tentaciones de la sombra, y este, logró engañar a los guardias para conseguir medicinas para Algor, mas tarde esa decisión acabó con su vida…

En los dias siguientes los compañeros fueron obligados a luchar en la arena de Dol Guldur contra trolls en combates desiguales. No obstante no perdieron la esperanza y, incluso cuando le tocó el turno a Haleth lograron instruirle para que luchara valientemente, a costa de su vida mantuvo la esperanza.

Enemigo_Troll_de_las_Colinas.jpg

Finalmente, un espíritu se introdujo en su celda y les conminó a abandonar a la Dama Irimë arguyendo que esta les habia arrastrado al sueño para luchar por ella contra la sombra. Cuando los compañeros se negaron a abandonar a la Dama el espítiru se enfureció y los sumió en las tinieblas en lo que habia de ser el último embite de la batalla. Los compañeros mantuvieron la esperanza y la primera luz del amanecer los reencontró con Irimë que seguia enfrentándose al espectro en el mundo real. Finalmente con las luces del alba los compañeros se unieron a Irimë en la lucha y el espíritu fué expulsado.

Poco después los hijos de Elrond llegaron al galope y la Dama les explicó lo ocurrido.
Los pueblos libres habian triunfado contra la sombra una vez mas y la Dama Irimë se dispuso a emprender de nuevo su viaja hacia los puertos grises.
Antes de irse, no obstante, proclamó que los compañeros seria conocidos a partir de aquel momento como Amigos de los Elfos y entregó a cada uno de ellos un presente especial para recordarles su tiempo juntos.

Retrato_Elfo_Irim_.jpg

Antes de marchar la Dama pidió a los compañeros que informsen de lo ocurrido a Radagast, pués parecia que un espectro de gran poder seguia asolando aquellas tierras.

Comments

marc_mundet

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.